miércoles, 10 de marzo de 2010

Problematica Pantanos de Puerto Viejo

El presente documento se ha redactado por iniciativa de los participantes de la Campaña de Limpieza que se organizo el domingo 24 de enero del 2010 en los Pantanos de Puerto Viejo, ver articulo.

Zona Reservada Humedales de Puerto Viejo
Situación actual y recomendaciones para su conservación

Este documento resume un análisis de la situación de este ecosistema, como parte del corredor biológico del pacifico, reuniendo las experiencias de los grupos y personas que buscan la conservación de esta estratégica y frágil área costera.

La idea de su elaboración se produce el día domingo 24 de enero del 2010, fecha en la que diversas agrupaciones, junto con las autoridades correspondientes realizaron una limpieza y un taller de observación de aves. Como una forma no solo de mitigar la contaminación y apreciar la fauna y flora de esta importante área costera, sino también con la intención de integrar a todos los agentes involucrados en la conservación de estos humedales.

Las Instituciones y personas que participaron este día fueron:

- La Municipalidad de San Antonio -Cañete, representado por
El Alcalde Esteban Agapito Ramos.
Dirección de Medio Ambiente
María Elena Kikukawa.

- El SERNARP, representado por la Jefa de esta Zona Reservada
María del Carmen Díaz.

- El grupo Yanavico que trabaja el proyecto “Refugios del Desierto”, representado por
Alejandro Tello y Pablo Merino.

- El Comando Ecológico, grupo ecologista sin fines de lucro,
representado por
Juan Pinto, Carlos Barrantes y Lilian Alvarez.

- Grupo excursionista, representado por
Mario López.

- Grupo GRAMESIN XXI (Grupo Ambiental de Estudiantes Investigadores del siglo 21)
Facultad de Ingeniería Ambiental
Universidad Nacional Federico Villarreal
Betty María Sotaya


- Universidad Católica Los Angeles de Chimbote
Escuela de Psicología
Sede Lima
Docente: Victoria Valenzuela Arteaga




INTRODUCCION

Los humedales de Puerto Viejo, constituyen un conjunto de cuerpos de agua permanentes y estaciónales que fluyen desde la cuenca del rio Mala. Diversos estudios y evaluaciones han demostrado su importancia en el mantenimiento de zonas estratégicas para la flora y fauna nativa o que recala periódicamente en estos humedales. Habiéndose registrado en estas zonas o hábitats un total de 118 especies de aves, distribuidas en 40 familias. De estas, 68 especies son residentes con reproducción en Puerto Viejo y 50 son migratorias de las zonas altoandinas, del norte de América y del sur del continente. El total de las especies representa el 35% de las aves registradas para el departamento de Lima y el 6% de las aves registradas para el Perú.

La irrigación de la superficie de los valles, al propiciar la infiltración del agua, enriquece la napa freática presente y fomenta su afloramiento superficial en la parte baja de los mismos, especialmente en proximidad al litoral. Este es un fenómeno que se produce de forma espontánea, formando humedales como los de Puerto Viejo.
En el caso de Puerto Viejo, el hombre de Chilca, 2000 años ac, busco ampliar por medio de excavaciones colaterales las condiciones ecológicas donde prolifera una vegetación dominada por totorales y que convoca una gran variedad de fauna, especialmente de aves endémicas y migratorias. Pero el objetivo principal de estas modificaciones habría sido fomentar el desarrollo de totorales, básicamente para utilizar sus fibras en la elaboración de petates y otras manufacturas y especialmente en la construcción de embarcaciones de pesca.

Las características de estas áreas modificadas y su relativo mimetismo con el entorno natural, han llevado a confundirlas con la otra zona que abarca el humedal: de aguas superficiales o temporales. También se puede constatar que en la zona sur, cada cuerpo de agua permanente, está flanqueado y se contrapone a una superficie similar, correspondiente a los montículos de arena formados por el material excavado. Las fotografías áreas permiten comprobar que se trato de una obra planificada que ocupó un área de más de dos kilómetros de extensión en forma de arco, siguiendo aparentemente la curva delineada por el desnivel de una antigua playa fósil.

El trazo paralelo de las excavaciones de estas lagunas o pozas de 1-2 m de profundidad –que se extiende a lo largo de cientos de metros, interrumpido cada tanto por pequeñas franjas no excavadas, posiblemente para permitir el paso entre estas- nos señala que se trató de una importante obra pública que debió demandar una ingente cantidad de mano de obra.
La abundante pesca presente en el litoral de Chilca y Pucusana habría impulsado esta notable modificación territorial, con la finalidad principal de proveerse de los tallos de totora, como insumo básico para la construcción de embarcaciones para hacerse a la mar, similares a los “caballitos “ que aún navegan en la costa norte. Al respecto, se cuenta con los testimonios de los cronistas Cieza y Lizarraga, que refieren de la importancia de la pesca en el lugar y cómo los indígenas lo hacían utilizando embarcaciones de junco.



Estos excepcionales paisajes culturales, más allá de sus finalidades productivas, han generado un espacio muy atractivo por sus características y hábitats variados, donde contrastan los arenales con el verdor de los totorales y los espejos de agua, al igual que destaca su especial integración con el desierto costero.

Sin embargo el lugar está siendo afectado y fragmentado por el desarrollo de proyectos urbanísticos y de cambio en los usos de suelo, por caminos modernos que lo atraviesan y por la instalación cada vez mayor en la zona, de granjas para la crianza de pollos.

Su condición de ecosistema frágil hace prioritario que las acciones de recuperación y conservación sean manejadas desde las diferentes instancias y con los actores involucrados, vecinos, autoridades locales etc.

Según lo que se conoce y se aprecia actualmente en la ZRHPV, se debería coordinar y manejar urgentemente los siguientes aspectos:

1.- Manejo en el uso de la totora y junco.
2.- Evitar mayor fraccionamiento del humedal.
3.- Pastoreo del ganado
4.- Infraestructura básica para el visitante
5.- Limpieza periódica y control de la basura
6.- Uso del agua subterránea y drenaje
7.- El Comité de Gestión

Situación actual y Recomendaciones para la Conservación del Humedal:

1.- Manejo en el uso de la totora y junco.

Desde hace mucho tiempo se viene realizado una extracción de estos recursos, que también son utilizados ancestralmente al igual que en diversos humedales costeros, y que actualmente se sigue haciendo por los extractores y artesanos locales.

Para que esta actividad sea totalmente provechosa para el humedal, conforme a los objetivos de creación de la ZR, es necesario que también se vea de las necesidades de la biodiversidad y paisajistas, manejando:

- Temporadas de extracción y zonificación, empadronamiento de extractores.

- Tipos de totora y análisis del impacto con el mayor sembrando de esta vegetación.

- Plan para el control de la vegetación invasora en los cuerpos de agua.

Hace unos años (2005) se limpio de emergencia utilizando caterpillar, la vegetación invasora que obstruían los ojos de agua y las escorrentías.

Actualmente se nota que los cuerpos de agua permanentes están minorando, así como las orillas de limo están desapareciendo drásticamente, esta última, área estratégica para la fauna migratoria. Por ello el SERNANP debería priorizar las coordinaciones técnicas para el manejo y uso de este recurso con los artesanos ya que ellos podrían ser muy buenos aliados en este asunto.

Foto 1.- Cosecha de totora puesta a secar.
Foto 2.-Area de laguna invadida por la totora.


2.- Evitar fraccionamiento del Humedal

Es necesario definir el aspecto legal en las áreas del humedal y los cambios de usos de suelo en torno, para evitar que se siga amenazando y fraccionando el área, aun después de la creación de la ZR.

 Actualmente se encuentra delimitado legalmente los Humedales de Puerto Viejo, pese a ello falta un trabajo de delimitación física (cercos, hitos, zanjas, avisos), que controlen de alguna manera las invasiones o procesos de apropiación.



 La consolidación de un área de protección o de amortiguamiento alrededor del la ZR, ayudaría sustancialmente en el mantenimiento biológico del humedal, evitando la realización de actividades o instalaciones contraproducentes con los objetivos de creación del ANP.



Foto 3.- Notificación por parte de la municipalidad de San Antonio, para retirar cerco de pseudo propietarios en la zona aledaña al humedal.


Foto 4.- Delimitación realizada por el SERNARP, donde se aprecia que el ANP llega hasta la playa por el sur.


Foto 5.- Proyecto de Invasión dentro del ANP.

3.- Pastoreo del Ganado
Coordinar entre las autoridades y los moradores aledaños al humedal la administración y manejo racional del pastoreo, definiendo las zonas de pastoreo, que también puede incluir el control de vegetación invasora con la presencia del ganado; de igual, manera erradicar la crianza de animales dentro del humedal.

Para ello se debe censar la población de cabezas de ganado, propietarios, área de ubicación, ver que especies vegetales son consumidas por el ganado y la situación de estas, además de realizar un estudio sobre las especies vegetales invasoras, y cómo podría el pastoreo apoyar en su control.


Foto 6.- ganado vacuno junto a espejos de agua


Foto 7.- ganado vacuno en zona de playa, cerca de quioscos.

4.- Infraestructura básica para el visitante.

Acondicionar la infraestructura necesaria para los visitantes: baño, paneles informativos o interpretativos, señales, etc. que apoyarán en el desplazamiento adecuado de los grupos y en la información del área y sus procesos ecológicos.; y también darle mantenimiento a la infraestructura existentes. La instalación de servicios higiénicos es un tema fundamental, ya que también evitaría que se ensucie zonas del humedal, al encontrar el visitante este servicio básico.



Foto 8.- Panel interpretativo colocado por el grupo Yanavico.

Foto 9.- Torre mirador, Hito de los Humedales; necesita un mantenimiento periódico.

Foto 10.- Puente de madera, que cruza un espejo de agua.


Foto 11.- Estructura ligera realizada por una ONG, y dejada a medio construir.

5.- Limpieza periódica y control de la basura.

Mejor que limpiar es no ensuciar. El municipio local debería hacerse cargo de la limpieza periódica de las rutas de acceso a la playa y del tacho que se encuentra a la entrada del humedal. También es necesario realizar las coordinaciones con los quioscos o restaurantes de verano, para que no se queme los desechos en la zona de los gramadales y haya un mejor control de los desperdicios, con una campaña de reciclaje que financie la limpieza pública. Las construcciones que se realizan en la zona del litoral arrojan su desmonte en la zona de los humedales, estas deben ser fiscalizadas por el área de Control Urbano de la Municipalidad, para asegurarse que los desperdicios no sean arrojados a la zona de los humedales y aledaños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario